Mi granito de arena

…compartiendo mis recursos.


Leave a comment

¿Qué hacer para que me den lo que necesito?

Recuerdo que mis amigos de la prepa muchas veces, lejos de apoyarnos, nos aplastábamos unos a otros… nunca me enseñaron a ligar, pero me enseñaron que si no me aplicaba ¡Alguien mas lo iba a hacer! Y así, me “bajaron” a muchas.
Claramente no era lo que yo necesitaba, pero todos hacíamos lo mejor que podíamos y yo nunca me acerqué a pedirles apoyo de manera clara.
Después de años de andar con alguien ¿todavía no te da lo que necesitas? ¿Tienes amigos de toda la vida que aún no saben qué hacer cuando estás triste? ¿En momentos de crisis te encierras porque sientes que nadie te entiende? Quizá, esto tenga que ver con que no te has hecho responsable de recibir lo que quieres.
Hace algunos años estaba pasando por una crisis muy fuerte, mi sentido de vida en ese entonces era: “hacer de este mundo un mejor lugar para vivir” y se estaba desmoronando. Perdí sentido en todo lo que hacia y una de mis mejores amigas me sintió achicopalado y decidió invitarme a comer.
En la comida, le platiqué que no encontraba sentido en lo que estaba haciendo y cosas así; cuando terminé de hablar, mi amiga -amorosamente– me dijo: “no tienes que sentirte asi, yo he ido a muchos centros y cursos. Ustedes son los que más me han servido, jamás creí atreverme a enamorarme y vivir en pareja y ustedes me ayudaron mucho con eso”. Sentí su intención amorosa, pero mi reacción interna fue no le cuentes, para ella no está bien que te sientas así.
Estaba a punto de darle el avión y fingir que todo estaba mejor, cuando me pregunté: ¿ese es el tipo de relación que quieres tener con esta amiga? Mi respuesta fue NO y decidí hacerme cargo. Comencé diciéndole: “reconozco tu intención amorosa al querer quitarme la sensación fea, pero siento rechazo. El mensaje que me llega es que cuando esté triste o bajoneado, mejor ni te busque, porque siento que así no soy bienvenido en tu espacio”. La respuesta fue lo que necesitaba me dio la bienvenida con mi sensación y me dijo que sintiéndome así me quería; me gusto verla empatica y amorosa y desde ese día, la relación es mas cercana y comprensiva.
Lo mismo pasa con mi pareja. Cuando ella -porque tiene una vida además de mi y no porque su amor por mi, sea poco- deja de hacer algo que es importante para mi, amorosamente me acerco a ella y le recuerdo lo que es importante para mi. Con mis amigos, familia y colaboradores, procuro hacer lo mismo.
Recibir lo que quiero recibir es responsabilidad mía, la gente no adivina mis necesidades y todos tenemos necesidades distintas. Un paso crucial para poder pedir es sentirme lo suficientemente valioso como para saber que los demás pueden hacer algo por mi. También, es importante estar en contacto con la parte de ti que no se siente suficiente, pero esa es otra historia…
                                    


Leave a comment

Y tú ¿cómo recibes el reconocimiento?

Cuando alguien te expresa agradecimiento o reconocimiento ¿te es fácil recibirlo? ¿es incómodo que la gente exprese agradecimiento? ¿Cómo estas con tu capacidad de sentirte suficiente?¿te es mas fácil identificarte con las criticas que con el reconocimiento? A muchos de nosotros nos cuesta trabajo recibir el reconocimiento y aceptar los halagos.

Todo va fluyendo de maravilla, es una plática normal por mensajitos con una paciente hasta que:  ”Si no hubiera sido por ti, no lo hubiera conseguido” no puedo evitar que mis ojos se llenen de lágrimas al leer esa frase, y no es que no sienta que ese logro tiene que ver conmigo, de hecho es por eso que me inunda esta emoción.

Nunca se cómo responder a las frases positivas y de reconocimiento, he ido mejorando con los años pero no he logrado que recibir reconocimiento sea cómodo del todo. Es difícil ver que dentro de mí existe la sensación de ser valioso y ésta convive con la de no dar lo suficiente.

Recibir reconocimiento es muy valioso e importante para mí, por eso he juntado (y sigo juntando) recursos para poder recibirlo. Es cierto que aún tengo mucho que aprender (siempre tendré mucho que aprender) pero he recorrido un largo y difícil camino y merezco sentir el gozo de ser reconocido.

Debo de aceptar que esta vez, dado que estoy pasando por caminos emocionales difíciles, me tarde mucho más de lo normal en digerirlo. Me hubiera gustado contestarle “en realidad me conmueve tu agradecimiento, a veces me es difícil ver que soy bueno y recibir tu reconocimiento llena mi corazón, y créeme, escribo esto llorando”

Aceptar que dentro de mí conviven estas dos sensaciones me ayuda a poder disfrutar de las dos y poder sacar lo mejor de ambas. Mucho tiempo pensé que para sentirme suficiente tenía que quitar la sensación de insuficiencia primero, hoy sé que si hiciera eso me perdería de un gran recurso. Aceptar que me siento insuficiente y hablar de ello me ayuda a ver que aun con todos mis “defectos” soy digno de ser amado, soy suficiente.

Lo que me dificulta saber cómo reaccionar es una sensación muy fuerte, que generalmente viene acompañada de ganas de llorar. Es como si cuando me expresaran su agradecimiento volteara a ver lo que he recorrido y recordara que no ha sido fácil pero ha valido la pena. Es una sensación muy agradable pero intensa, hoy suelo expresar como me hace sentir lo que me dicen y lo valioso que son esas palabras para mí y es muy grato ver que a la otra persona le conmueve conmoverme y saber que lo que dice es recibido y valioso.

Dejar que el sentimiento de conmoverme cuando recibo reconocimiento o cuando veo un logro, notar que conseguir mis logros no ha sido fácil, escuchar las cosas positivas que los demás dicen sobre mí, no pelearme con la sensación de insuficiencia, vulnerarme seguido, notar las cosas que los demás hacen porque me quieren, darme cuenta de cuando los demás valoran lo que hago por ellos y pedirles que me lo digan cuando necesito escucharlo. Son algunos de los recursos que tengo para poder sentirme suficiente y a su vez sentirme suficiente me ayuda a recibir el reconocimiento, bonito circulo vicioso.

Image