Mi granito de arena

…compartiendo mis recursos.


Leave a comment

A veces para ganar, tienes que perder…

Dicen que el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra.
¿Cuántas veces tus relaciones de pareja han terminado por lo mismo?
¿ Cuántas veces te han traicionado diferentes personas?
¿Suelen “tocarte” jefes que abusan?
Probablemente, el correr del dolor en situaciones como estas, no te ha permitido tomar las lecciones para vivir cosas distintas.
Una de las cosas que mas me gusta como terapeuta y tallerista, es el lugar seguro que viven mis pacientes y alumnos en Evolución Terapéutica -nombre que tiene el centro al que pertenezco-; todo el tiempo platican acerca de cómo cuando llegan no se quieren ir, se sienten seguros, acompañados y escuchados. Uno de los dolores mas grandes que he vivido, es darme cuenta, que no genero lo mismo con las personas que trabajan aquí.
Hace unos días, la especialista a la que mas cariño le tenemos y valoramos su trabajo, renunció. ¿La causa? Muy simple: “Odio estar aquí, no siento que valoren mi trabajo y cada vez que vengo, salgo sintiéndome peor“. El dolor de ver cómo no generamos en nuestros colaboradores lo mismo que en nuestros pacientes, nos hizo ver -a mis socios y a mi- muchos de los errores que hemos estado cometiendo.
Dicen que echando a perder se aprende, pero solo si la “echada a perder” te duele. Aprendí a andar en bici con raspones y trancazos; aprendí a usar el equipo adecuado con una rodilla rota y aprendí a cuidarme en la cocina, con cortadas y quemadas.
El dolor enseña y no solo el dolor físico. Aprendí a ligar, viviendo el dolor de ser rechazado o -aún peor- el dolor de ser aceptado y no mostrarme; aprendí a cuidar las relaciones, viviendo el dolor de perder y lastimar a la gente y aprendí a ser responsable, viviendo el dolor de el daño que hacía mi irresponsabilidad.
Errar es humano, no importa cuanto estudio, experiencia y autobservacion tenga, voy a cometer errores. Cuando cometo un error como terapeuta, me doy permiso de vivir el dolor que eso me causa y aprender de ese error para no volver a cometerlo. Vivir el dolor, también me ayuda a cuidar a las personas y -de ser necesario- compensar el error cometido.
El dolor de haber lastimado a esta persona nos ha llevado a hacer muchos cambios positivos como empresa, pero también nos llevó a algo muy bonito; en cuanto esta persona renunció, no pudimos decirle mas que: “tienes razon y te pedimos disculpas” pero sabíamos que las disculpas no bastarían; así que, pedimos nos diera chance de darle una compensación de algún tipo. Independientemente de su renuncia, para nosotros era importante resarcir el daño hecho, aunque ya no trabajara aquí. ¿El resultado? Después de un día, decidió regresar bajo nuevas reglas y por nuestro lado, bajo nuevos cuidados para ella.
Me conmovió mucho ver cómo esta persona aprendió a cuidarse y sobre todo, a hacerse responsable de recibir lo que quiere. Para tener relaciones humanas sanas es indispensable hacerte cargo de recibir lo que quieres, pero esa es otra historia.