Mi granito de arena

…compartiendo mis recursos.


Leave a comment

¿Cómo me llevo conmigo?

  • Cuando te enfermas o te operan y las personas te tienen que cuidar ¿Te sientes una carga? ¿Logras recibir con gusto ese amor y cuidado?
  • Cuando necesitas apoyo económico ¿Te es fácil pedirlo?
  • Cuando estas triste y necesitas compañía ¿Sueles pedir ese apoyo?
Por otro lado ¿Cómo te sientes cuando alguien a quien quieres mucho, se deja apoyar y acompañar por ti? Generalmente, nos sentimos útiles y plenos cuando apoyamos a nuestros seres queridos… entonces, ¿por qué negarle esa sensacion a las personas que te quieren?
La ultima vez que tuve una crisis fuerte, muchos puntos de mi vida colapsaron. Di de alta a muchos pacientes y no llegaron nuevos, lo cual se reflejó en un semi-quiebre económico; estuve mal de salud y mi ánimo estaba por los suelos; mi novia tenia que pagar si salíamos, mis roomies me ayudaron a pagar la renta y mis socios me ayudaron a cubrir los gastos fijos del centro e inclusive me pagaron terapia, médico y medicinas…
Ya alguna vez, había pasado por un momento así en mi vida -y lo mas desagradable de todo- era que además de estar pasando por una crisis de la chingada, tenía que soportar sentirme una carga para todo el mundo… Esta última vez, pasó algo muy distinto; en lugar de sentirme una carga, tuve la sensación que lo hacían porque me aman -y lejos de ser una carga para ellos-, era un honor apoyarme en esa crisis.
Evidentemente, no todo era rosa; muchas emociones convivían dentro de mi. Darle espacio y voz a todas, me ayudó a poder pasar por ese evento y aprender mucho de él. También, la parte de mí que se sentía insuficiente -y como una carga- estuvo presente, pero el darle espacio y tiempo, me permitió que las partes padres también emergieran.
Sentirme valioso ha sido un largo camino en mi vida, he avanzado mucho. Aunque, como en todo, también se que me falta mucho. Una parte importante del proceso es confiar en las personas que son importantes para mi y me quieren. Muchas veces, no logro ver lo que ellos notan en mi, pero confiar en su percepción me obliga a usar esas cualidades en mi interior: conocerme me hace sentir mas valioso.
 
Sentirme valioso me lleva a poder pedir lo que quiero, poder negociar cuando los demas no pueden -o no quieren- darme lo que quiero/necesito. También, me sirve para reconocer que si los demás no me dan algo, no quiere decir que no me quieren y en lugar de ofenderme/sentirme, ceder y negociar para poder cubrir mis necesidades como adulto.
Sentirte valioso tiene muchas formas y caminos, pero -sobre todo- es un trabajo constante. Si me fijo sólo en la parte de mi que no se siente valiosa, me dan ganas de tirar la toalla; si sólo noto la parte de mi que se siente valiosa, dejo de crecer. Jugar con dónde poner mi atención es un gran recurso, pero esa es otra historia                                                                                                              Estoy enfermo.0


Leave a comment

¿Qué hacer para que me den lo que necesito?

Recuerdo que mis amigos de la prepa muchas veces, lejos de apoyarnos, nos aplastábamos unos a otros… nunca me enseñaron a ligar, pero me enseñaron que si no me aplicaba ¡Alguien mas lo iba a hacer! Y así, me “bajaron” a muchas.
Claramente no era lo que yo necesitaba, pero todos hacíamos lo mejor que podíamos y yo nunca me acerqué a pedirles apoyo de manera clara.
Después de años de andar con alguien ¿todavía no te da lo que necesitas? ¿Tienes amigos de toda la vida que aún no saben qué hacer cuando estás triste? ¿En momentos de crisis te encierras porque sientes que nadie te entiende? Quizá, esto tenga que ver con que no te has hecho responsable de recibir lo que quieres.
Hace algunos años estaba pasando por una crisis muy fuerte, mi sentido de vida en ese entonces era: “hacer de este mundo un mejor lugar para vivir” y se estaba desmoronando. Perdí sentido en todo lo que hacia y una de mis mejores amigas me sintió achicopalado y decidió invitarme a comer.
En la comida, le platiqué que no encontraba sentido en lo que estaba haciendo y cosas así; cuando terminé de hablar, mi amiga -amorosamente– me dijo: “no tienes que sentirte asi, yo he ido a muchos centros y cursos. Ustedes son los que más me han servido, jamás creí atreverme a enamorarme y vivir en pareja y ustedes me ayudaron mucho con eso”. Sentí su intención amorosa, pero mi reacción interna fue no le cuentes, para ella no está bien que te sientas así.
Estaba a punto de darle el avión y fingir que todo estaba mejor, cuando me pregunté: ¿ese es el tipo de relación que quieres tener con esta amiga? Mi respuesta fue NO y decidí hacerme cargo. Comencé diciéndole: “reconozco tu intención amorosa al querer quitarme la sensación fea, pero siento rechazo. El mensaje que me llega es que cuando esté triste o bajoneado, mejor ni te busque, porque siento que así no soy bienvenido en tu espacio”. La respuesta fue lo que necesitaba me dio la bienvenida con mi sensación y me dijo que sintiéndome así me quería; me gusto verla empatica y amorosa y desde ese día, la relación es mas cercana y comprensiva.
Lo mismo pasa con mi pareja. Cuando ella -porque tiene una vida además de mi y no porque su amor por mi, sea poco- deja de hacer algo que es importante para mi, amorosamente me acerco a ella y le recuerdo lo que es importante para mi. Con mis amigos, familia y colaboradores, procuro hacer lo mismo.
Recibir lo que quiero recibir es responsabilidad mía, la gente no adivina mis necesidades y todos tenemos necesidades distintas. Un paso crucial para poder pedir es sentirme lo suficientemente valioso como para saber que los demás pueden hacer algo por mi. También, es importante estar en contacto con la parte de ti que no se siente suficiente, pero esa es otra historia…
                                    


Leave a comment

A veces para ganar, tienes que perder…

Dicen que el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra.
¿Cuántas veces tus relaciones de pareja han terminado por lo mismo?
¿ Cuántas veces te han traicionado diferentes personas?
¿Suelen “tocarte” jefes que abusan?
Probablemente, el correr del dolor en situaciones como estas, no te ha permitido tomar las lecciones para vivir cosas distintas.
Una de las cosas que mas me gusta como terapeuta y tallerista, es el lugar seguro que viven mis pacientes y alumnos en Evolución Terapéutica -nombre que tiene el centro al que pertenezco-; todo el tiempo platican acerca de cómo cuando llegan no se quieren ir, se sienten seguros, acompañados y escuchados. Uno de los dolores mas grandes que he vivido, es darme cuenta, que no genero lo mismo con las personas que trabajan aquí.
Hace unos días, la especialista a la que mas cariño le tenemos y valoramos su trabajo, renunció. ¿La causa? Muy simple: “Odio estar aquí, no siento que valoren mi trabajo y cada vez que vengo, salgo sintiéndome peor“. El dolor de ver cómo no generamos en nuestros colaboradores lo mismo que en nuestros pacientes, nos hizo ver -a mis socios y a mi- muchos de los errores que hemos estado cometiendo.
Dicen que echando a perder se aprende, pero solo si la “echada a perder” te duele. Aprendí a andar en bici con raspones y trancazos; aprendí a usar el equipo adecuado con una rodilla rota y aprendí a cuidarme en la cocina, con cortadas y quemadas.
El dolor enseña y no solo el dolor físico. Aprendí a ligar, viviendo el dolor de ser rechazado o -aún peor- el dolor de ser aceptado y no mostrarme; aprendí a cuidar las relaciones, viviendo el dolor de perder y lastimar a la gente y aprendí a ser responsable, viviendo el dolor de el daño que hacía mi irresponsabilidad.
Errar es humano, no importa cuanto estudio, experiencia y autobservacion tenga, voy a cometer errores. Cuando cometo un error como terapeuta, me doy permiso de vivir el dolor que eso me causa y aprender de ese error para no volver a cometerlo. Vivir el dolor, también me ayuda a cuidar a las personas y -de ser necesario- compensar el error cometido.
El dolor de haber lastimado a esta persona nos ha llevado a hacer muchos cambios positivos como empresa, pero también nos llevó a algo muy bonito; en cuanto esta persona renunció, no pudimos decirle mas que: “tienes razon y te pedimos disculpas” pero sabíamos que las disculpas no bastarían; así que, pedimos nos diera chance de darle una compensación de algún tipo. Independientemente de su renuncia, para nosotros era importante resarcir el daño hecho, aunque ya no trabajara aquí. ¿El resultado? Después de un día, decidió regresar bajo nuevas reglas y por nuestro lado, bajo nuevos cuidados para ella.
Me conmovió mucho ver cómo esta persona aprendió a cuidarse y sobre todo, a hacerse responsable de recibir lo que quiere. Para tener relaciones humanas sanas es indispensable hacerte cargo de recibir lo que quieres, pero esa es otra historia.


Leave a comment

¿Por qué es importante la gratitud?

Hace 2 meses murió el que fue mi papá de amor; el 17 de diciembre le diagnosticaron cáncer y en menos de 3 meses se fue… Me siento bastante dolido por no haber estado más cerca en el proceso de irse, sé que hice lo mejor que pude, sé que no me había caído el 20 de lo que grave que era su enfermedad, pero saber esto no me quita el sentirme de la chingada por haber estado lejos.

 

No dejaba de sentirme mal por estar lejos de él hasta que un día mi mama me dijo: “Yo siempre me molestaba porque tú y tu hermano no nos hablaban y el siempre me respondía: Así son, ellos no hablan pero nos aman mucho, acéptalos como son.” En ese momento mi dolor cambió ¿Por qué estuve lejos de alguien que me conocía y aceptaba como soy?

 

Desde ese día, no me he podido acercar mucho a la gente y tengo claro que es porque no me he permitido vivir el dolor. Hasta hoy, lo único que me permite tocar el dolor es agradecer lo que me dio. Muchas cosas en mi vida no existirían sino hubiera estado él en ella; me mostró lo grato que es que te lean un cuento, lo rico que es chupar despacio un chocolate y no devorarlo, a disfrutar los juegos de mesa, a darle a la gente su espacio, a sacar lo mejor de mi… años de lecciones.

 

Pero, la que para mi, es la mas valiosa me la dio cuando ya no estaba; aceptar a la gente como es y amarla como es. Entiendo por que tantas personas fueron a su funeral y por que tantos han llorado su muerte. No existen tantas personas con la cualidad de aceptar a los demás como son y estar cerca, cuidándote y cuidándolo. Mientras escribo esto y lloro, vienen personas a mi mente que sé son importantes para mi y veo como sí me he acercado en estos dos meses.

Para mi, la gratitud sin una acción correcta, no es gratitud autentica; si estoy agradecido con alguien por algo que hizo, busco la forma de hacérselo saber y darle algo de vuelta. Se que para mi papá de amor -donde quiera que esté- el verme mas cerca de la gente que quiero, es darle algo de vuelta; verme cercano y pleno, asustado y dolido, acercándome y aprendiendo… eso le es suficiente. 

 

El permitirme agradecer todo lo que me dio, me acerca a él. El agradecerle me duele porque fue alguien que me dio y nutrió mucho y ya no esta; el dolor es lo que me permite tomar la lección y hacer algo distinto. A veces para ganar mucho, tienes que perder cosas muy importantes para ti, pero esa es otra historia…

papádeamor


Leave a comment

Y tú ¿cómo recibes el reconocimiento?

Cuando alguien te expresa agradecimiento o reconocimiento ¿te es fácil recibirlo? ¿es incómodo que la gente exprese agradecimiento? ¿Cómo estas con tu capacidad de sentirte suficiente?¿te es mas fácil identificarte con las criticas que con el reconocimiento? A muchos de nosotros nos cuesta trabajo recibir el reconocimiento y aceptar los halagos.

Todo va fluyendo de maravilla, es una plática normal por mensajitos con una paciente hasta que:  ”Si no hubiera sido por ti, no lo hubiera conseguido” no puedo evitar que mis ojos se llenen de lágrimas al leer esa frase, y no es que no sienta que ese logro tiene que ver conmigo, de hecho es por eso que me inunda esta emoción.

Nunca se cómo responder a las frases positivas y de reconocimiento, he ido mejorando con los años pero no he logrado que recibir reconocimiento sea cómodo del todo. Es difícil ver que dentro de mí existe la sensación de ser valioso y ésta convive con la de no dar lo suficiente.

Recibir reconocimiento es muy valioso e importante para mí, por eso he juntado (y sigo juntando) recursos para poder recibirlo. Es cierto que aún tengo mucho que aprender (siempre tendré mucho que aprender) pero he recorrido un largo y difícil camino y merezco sentir el gozo de ser reconocido.

Debo de aceptar que esta vez, dado que estoy pasando por caminos emocionales difíciles, me tarde mucho más de lo normal en digerirlo. Me hubiera gustado contestarle “en realidad me conmueve tu agradecimiento, a veces me es difícil ver que soy bueno y recibir tu reconocimiento llena mi corazón, y créeme, escribo esto llorando”

Aceptar que dentro de mí conviven estas dos sensaciones me ayuda a poder disfrutar de las dos y poder sacar lo mejor de ambas. Mucho tiempo pensé que para sentirme suficiente tenía que quitar la sensación de insuficiencia primero, hoy sé que si hiciera eso me perdería de un gran recurso. Aceptar que me siento insuficiente y hablar de ello me ayuda a ver que aun con todos mis “defectos” soy digno de ser amado, soy suficiente.

Lo que me dificulta saber cómo reaccionar es una sensación muy fuerte, que generalmente viene acompañada de ganas de llorar. Es como si cuando me expresaran su agradecimiento volteara a ver lo que he recorrido y recordara que no ha sido fácil pero ha valido la pena. Es una sensación muy agradable pero intensa, hoy suelo expresar como me hace sentir lo que me dicen y lo valioso que son esas palabras para mí y es muy grato ver que a la otra persona le conmueve conmoverme y saber que lo que dice es recibido y valioso.

Dejar que el sentimiento de conmoverme cuando recibo reconocimiento o cuando veo un logro, notar que conseguir mis logros no ha sido fácil, escuchar las cosas positivas que los demás dicen sobre mí, no pelearme con la sensación de insuficiencia, vulnerarme seguido, notar las cosas que los demás hacen porque me quieren, darme cuenta de cuando los demás valoran lo que hago por ellos y pedirles que me lo digan cuando necesito escucharlo. Son algunos de los recursos que tengo para poder sentirme suficiente y a su vez sentirme suficiente me ayuda a recibir el reconocimiento, bonito circulo vicioso.

Image


2 Comments

Sobre los días grises.

En esos días donde todo es gris, los párpados te pesan más y no encuentras energía ni motivación para levantarte ¿De dónde sacas la fuerza para seguir? ¿Qué es lo que te hace seguir, cuando nada tiene sentido? ¿Cómo recuperas la energía?

A mi, esos días me llegan más seguido de lo que quisiera y -además– se combinan con mi perfeccionismo para hacerme las horas aún más pesadas. Primero, viene la sensación de pérdida de sentido y detrás de ella, pegadita, vienen frases: ¿Cómo te atreves a ser terapeuta teniendo días como estos? ¿Cómo hablas de un mundo mejor sintiéndote así?…. y muchos ataques por el estilo.

Antes, realmente me tumbaban; dejaba de disfrutar la vida varios días, sólo estaba disponible para mis pacientes… dejaba de lado a mis amigos y mi vida. Tardaba meses en salir de esa tormenta interna. Poco a poco, he ido juntando recursos para poder hacer cosas distintas.

Así, hoy que paso por una de las tormentas más fuertes de mi historia, me sorprende descubrirme como escuché alguna vez: “No estoy firme como el roble que en medio de la tormenta se rompe, estoy flexible y arraigado como la palmera“. No he hecho a un lado la tormenta; la vivo, la siento y a ratos ¡hasta la disfruto!

¿Qué me ayuda? Reconocer que la sensación es real, no es la realidad. Es decir, la sensación interna es real, la valido, la reconozco y la vivo… pero no le doy de comer. No me juzgo por sentirme así, no me digo que no debería sentirlo. Sólo abrazo la sensación, la escucho y la dejo ir y parte de lo que necesito para dejarla ir son una GRAN cantidad de “realidades”: recordar mis casos de éxito, todos esos pacientes a los que he dado de alta y que hoy viven una vida más plena gracias al acompañamiento que les pude dar. Recuerdo a los alumnos que han  pasado por mis cursos y las frases de agradecimiento que me dan. Recuerdo mi propio cambio , porque si comencé a creer en las terapias fue porque el primer gran cambio lo noté en mi.

Otra cosa me ha ayudado y me sigue apoyando, es tener amigos amorosos, pacientes y cercanos que estén conmigo en estos momentos. Es cierto que cuando estoy decrépito, no soy de las personas mas fáciles de acompañar; afortunadamente tengo amigos que me acompañan en este proceso, recordándome que lo que hago tiene sentido y que gracias a mi compañía su vida es mejor y sobre todo, que me recuerdan que me aman y me aceptan, imperfecto como soy.

Abrir los ojos y los oídos a las buenas noticias, cada día somos más lo que queremos un mundo mejor y poco a poco, estamos ampliando las posibilidades para crearlo. Es cierto, yo no puedo crear un mundo mejor, pero puedo poner todo de mi para hacerlo y contagiar esta chispa a la mayor cantidad de personas posibles. Mi trabajo es el lugar desde el cual decido dar mi aportación para crear un mundo mejor; estoy convencido que no existe gente mala, sólo gente herida, que no sabe manejar sus emociones.

Ayer en terapia, pude ponerle nombre a la sensación que me acompaña todo el tiempo: desesperanza. Mucho tiempo fue mi enemiga a vencer; hoy comienzo a tomarla como una nueva aliada. Es cierto que es horrible vivir con una sensación constante de “nada tiene sentido”, pero también es cierto que gracias a esa sensación he logrado conseguir una cantidad importante de recursos que me ayudan a vivir una vida auténticamente plena, llena de amor y sentido, rodeado de relaciones que me conocen y aman tal cual soy.

Image